Si vas a viajar a Bolivia, no debes dejar de visitar sus dos principales ciudades coloniales, Sucre y Potosí.

El urbanismo colonial y la arquitectura Republicana que caracterizan Sucre le valen el título de “Patrimonio Cultural de la Humanidad”, otorgado en 1991 por la UNESCO. Es la segunda ciudad en Bolivia que recibe esta distinción después de Potosí (1987).

Sucre es la capital constitucional e histórica de Bolivia. En 1825 fue testigo de la firma del acta de fundación de la República de Bolivia en la histórica Casa de la Libertad, vista imperdible en el recorrido de esta ciudad.

Situada en un valle a 2750 msnm, la llamada ciudad blanca, en alusión al color de sus edificios, goza de un suave clima. Con una buena selección de alojamientos, una gran cantidad de iglesias y museos y mucho que ver y hacer en la zona circundante, no es de extrañar que los visitantes acaben pasando allí más tiempo del que planearon.

Cercano a Sucre está el pueblo de Tarabuco cuyo mercado indígena dominical es uno de los grandes  atractivos turísticos de la zona.

Potosí se extiende a las faldas una legendaria montaña llamada Sumaq Orcko (en quechua: Cerro Rico) que contenía la mina de plata más grande del mundo. Con sus 4067 msnm es la tercera ciudad más alta del mundo.La inmensa riqueza del Cerro Rico y la intensa explotación a la que lo sometieron los españoles, hicieron que la ciudad creciera de manera asombrosa. En 1625 tenía ya una población de 160.000 habitantes, por encima de Sevilla y mayor aún que París o Londres. Su riqueza fue tan grande que en su monumental obra “Don Quijote de la Mancha” Miguel de Cervantes acuñó el dicho español vale un Potosí, que significa que algo vale una fortuna.

La ciudad cuenta con un gran patrimonio arquitectónico con numerosas construcciones coloniales: la Catedral de Potosí, de estilo gótico; la Casa de la Moneda, construida entre 1757 y 1773, que conserva importantes archivos coloniales y constituye uno de los edificios civiles más destacados de América Latina, así como la Universidad Tomás Frías.

Uno de los símbolos de la ciudad es la Torre de la Compañía, un convento religioso del siglo XVIII, que refleja el máximo esplendor de Potosí, su edificación se concibió como un arco del triunfo con cinco aberturas, treinta y dos columnas salomónicas y tres cúpulas de media naranja. Es una ostensible expresión de la espiritualidad de la época.

En la Iglesia de San Francisco, al igual que en la de Iglesia de San Lorenzo, se pueden observar una gran exposición artística en su interior, con la inclusión de deidades indígenas y símbolos del cristianismo. Éstas son sólo una parte de las numerosas iglesias que se hallan en Potosí.

A partir de 1991 las autoridades locales acometieron un ambicioso Plan de Rehabilitación del Centro Histórico, con la ayuda de la Agencia Española de Cooperación.

Desde Potosí podemos acceder a Uyuni por una carretera casi asfaltada en su totalidad.

____________________________________________________________________________________________

Más información?
Contáctame aquí o llámame por teléfono
Mara Romero
Cel: +591 72202374

Consultas en línea

Skype Me!
Skype Me!
Chat with me